Connect with us

En mi Opinión

EN MI OPINIÓN

Escribe: Luis Raúl Plaza Astudillo

Published

CONCEPTO DE IGUALDAD

A nuestro alrededor la desigualdad rige como ley natural. En el reino vegetal las plan- tas no son iguales; las montañas y los río son desiguales entre ellos por la materias que contienen y por mu- chas otras características.

El ser humano no escapa a esta ley. Los hay diferentes en el or- den fisiológico; existen altos, bajos, sabios, ignorantes, magnánimos, perversos, vanidosos, orgullosos, leales, avaros, cobardes, etc.

¿Qué es la igualdad. Según el diccionario se puede entender la igualdad como conformidad de una cosa con otra en naturaleza, cantidad o calidad; como correspondencia de muchas partes que uniformemente componen un todo; como un principio jurídico que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos a disfrutar de las cosas naturales en la misma proporción que los de- más seres humanos. Es la expresión de la libertad y de la justicia; es la eliminación del orgullo, del egoísmo y la incomprensión.

Lamentablemente cuando este valor tan preciado está ausente, aparece la desigualdad. Yendo a la realidad práctica que hemos podido conocer y sufrir, ésta se manifiesta en nuestra historia cuando grupos de hombres imbuidos de un sentimiento egoísta y, pero aun, con el poder político en sus manos, logran por medio de la audacia apropiarse y controlar vitales de la economía. Así, muchos libertarios de ayer pasan a constituirse en los más encarnizados opresores de sus semejantes y teniendo una inmensa mayoría bajo su prepotente dominio, procuran por todos los medios a su alcance impedir que puedan expresarse, actuar y acceder a logros de mayor bienestar económico y social. La igualdad, como la conciben estos grupos minoritarios de poder, nunca podrá ser un medio para alcanzar en bienestar.

Hechos conocidos cotidianamente muestran que la igualdad ante la ley no pasa de ser más que una mera ficción, porque el poderosos que delinque burlando las leyes de la justicia y, por tanto, de la convivencia social, no recibe sanción, en cambio, el carente al carente de recursos se le hostiga, persigue y condena. Sin igualdad en esta materia, la libertad también es un mito. Esta actitud tampoco es igualdad.

Para finalizar, relato un cuento. En un reino había dos ancianas viudas; una de ellas tenía una vaca que le permitía alimentarse con su leche, y la otra carecía de ella. El rey consideró esto injusto y puso igualdad quitándole la vaca a la viuda que la poseía. Así puso igualdad entre ambas. Igualdad en la miseria. ¡no es igualdad para el ciudadano!

Hay que pensar, meditar y reflexionar sobre la situación que está sucediendo en nuestro país

Continue Reading
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular

Copyright © 2020 El Espectador